Este finde se empieza ya a complicar el viernes por la tarde en el camino de ida hacia OU, ya en el tramo final. La historia es la siguiente:

El viernes por la tarde a la altura de Puebla de Sanabria, ibamos Montse y yo en el coche, tranquilamente a velocidad de cruzero (alrededor de unos 180 por hora), cuando a lo lejos vi unas lucecillas (de color verde) que parecian de la madera. Pues nada, baje la velocidad y me puse detras de ellos. Iban a unos 140 por hora, lo cual es una velodidad razonable, pero claramente mas lenta que la mia, asi que para no cantar demasiado, les pase despacito para que no se mosquearan.
Despues de unos minutos delante, tomando ventaja me parecio suficiente, y volvi a apretar el acelerador para recuperar la velocidad de crucero. Hasta ahi todo normal. Un rato despues de ir otra vez atocinao con la conduccion, no se como miro por el retrovisor, y veo los mismos pirulos que antes, pero acercandose!!!. Miro el velocimetro… y no se que clase de misil llevaban porque yo no iba despacio. Enfin, que me pongo otra vez a mis 140, pero ya no hubo remedio, cuando me quise dar cuenta, ya tenian los pirulos encendidos y se estaban bajando de coche.
Lo mejor de todo es que conocia al conductor de la aceituna con ruedas, asi que lo primero que me dice es:

– Hombre!!! que tal, sabes porque te he parado??
– Perdona, pero no tengo ni idea.
– Pues menos mal que te conozco, que ya te iba a meter un puro. Me adelantas sin indicadores y despues te pones a correr delante nuestro. Veniamos a 200 para pillarte y nos costo.
– Pues no me di cuenta (mentira cochina).
A todo esto Montse por detras, recordandole al bueno del chaval, que teniamos amigos en comun, que fuera buena persona jeje.

Al final, nos dijo que con cuidao y que siguieramos (pufff que suerte mi madre). De momento parece que en est tengo suerte, porque si nos pilla de velodidad le tengo que dejar el buga alli 😉

Se admiten comentarios, aunque creo que este fin de semana ya he oido de todo al respecto.