Cientosesentayseis podrían ser muchas cosas. El número de una carretera comarcal, el del portal de tu casa, el del carnet de socio de lo-que-sea o….. El precio de la entrada para ver a los Rolling Stones en su nueva visita a nuestro país. Los chavales parece que andan flojos de dinero para su lujosa jubilación, cosa que por otro lado parece que no llegará nunca, o quizás no llegará hasta que alguno de ellos palme o le de un chungo encima del escenario. En fin, no es mi intención rajar de estos tíos, que han sido los más grandes y que quizás lo sigan siendo (aunque hace tiempo que en mi opinión ya no aportan nada al panorama musical). También está claro que esto del dinero cada cual lo suele ver según lo que tiene, o lo que se puede permitir, o sus prioridades. A mí me parece una burrada, pero seguramente a un fanático de los Stones le parecerá más burrada que yo me gaste ese dinero, por poner un ejemplo, en unos pantalones. Y a buen seguro, como siempre, las entradas se agotarán “misteriosamente” a las pocas horas de haber sido puestas a la venta.
RS(WinCE).jpgLo más sangrante es que ese precio poco tiene que ver con la “idiosincrasia” del rock, aunque hoy en día creo que eso importa más bien poco, o más bien nada.
Siempre nos quedará la “otra” opción, que es pagar 58 €uros, el precio de la entrada más baja, que a mí me sigue pareciendo cara. Lo que no consigo entender es la diferencia abismal entre ambas entradas, casi el triple de pasta. Y por mi experiencia en otros eventos por el estilo, me juego algo a que pagando 166 no estás en primera fila a pie de escenario, estarás en la grada sentadito en tu asiento, lo cual me resulta todavía más contraproducente.
Tocarán el 27 de mayo en el estadio Olímpico de Barcelona y el 29 en el estadio Vicente Calderón de Madrid, así que si os interesa ir, id preparando una buena porción de vuestro sueldo. Aunque, como dirá alguno, parafraseando ese famoso anuncio de MasterCard, ver a los Rolling no tiene precio.