Resulta simpático cómo conocí a Lenny. Hará unos 14 años, más o menos, un colega de la pubertad me pasó un día una cinta-cassette (sí, existieron) de un tipo con unas rastas hasta el culo que parecía un primo-hermano de Jimmy Hendrix. A mí no me sonaba de nada pero mi amigo me dijo "Toma, escúchala a ver si te mola, la he tangao en el Simago". Al día siguiente mientras tomábamos unas birras, le dije "Eres un jodido hijodeputa…". Obviamente, no me entendió… Le tuve que explicar que debería volver al Simago y pagar hasta la última peseta que costaba aquélla cinta. "Pero si a mí no me gusta, la levanté por casualidad junto con otras dos que sí que me interesaban" me respondió. Sólo se me ocurrió decirle "Pues entonces eres doblemente hijodeputa, pero te invito a una birra". Let Love RuleDesde aquéllas fuí comprando todos los discos que sacaba Lenny, excepto el último, porque el tío ha ido perdiendo mucho con los años, demasiado por desgracia. Pero esta semana recordé ese primer album, Let Love Rule. Recordé ese sonido envejecido a base de grabar con aparatos de los años 70, recordé esa particular interpretación del blues y del rock, recordé que el menda toca él solo todos los instrumentos que se escuchan en el album… En fin, que he acabado rescatándolo de mi librería musical para volverlo a escuchar disfrutar como se merece. Y me da que terminaré escuchando otra vez casi toda su discografía, porque su segundo album es otra joya, como casi todos los que han venido después. En mayor o menor medida, en todos hay temas que merecen mucho la pena. Poner aquí un listado de canciones sería demasiado extenso. A lo mejor exagero demasiado, pero creo que sería difícil encontrar a alguien a quien no le gusten al menos un par de canciones de este músico, lo cual dice bastante, sobre todo sabiendo que su estilo no es para nada comercial ni facilón (al menos en sus inicios). LennyKravitz.com Thank you, Mr. Cab Driver