El café no se qué tal estará, pero la ingeniosa publicidad que se han currado invita a probarlo. Además se han gastado la pasta, porque es una impresión en vinilo y dicho material tiene un precio bastante elevado, aunque compensado por la calidad final que se consigue. Unos pequeños recortes completan la genialidad, aprovechando el humeante escape de la alcantarilla. Habrán puesto a un tío ahí debajo haciendo café para completar el impacto por la vía aromática… ??? 😀

Wakeupcity
Eh, despierte, oiga. La ciudad nunca duerme.

El original anuncio puede verse en las calles de Nueva York y es de la agencia Saatchi & Saatchi, para la marca de café Folgers.