Qué emocionante es trabajar rodeado de personajes, cuya definición mínima no puede ser otra que GAÑÁN, con mayúsculas y con todas las letras. No ha pasado ni una semana desde su última iluminación mental y ya la ha vuelto a liar.

Veamos, ayer se fue una compañera que acabó contrato, con lo cual sabían el tema con bastante antelación, pero resulta que su sustituto no empieza, como mínimo, hasta el lunes que viene. Otra compañera está en turno de tardes, así que quedamos solo tres personas para el turno de la mañana. Pero resulta que va el gañán y le da libre viernes y sábado a una de ellas.
En resumen, hoy estábamos dos idiotas para frentear toda la puta tienda.

Para más inri, también hoy estaba programado un simulacro de evacuación por posible amenaza de bomba, con el consiguiente parón y pérdida de tiempo de trabajo. El gañán no debía tener en funcionamiento su neurona cuando se lo dijeron hace días, visto lo visto.
Por cierto y ya que estamos, no entiendo cómo en un simulacro por bomba, nos hacen subir tres pisos hasta la azotea del centro comercial caminando por la serpenteante rampa lateral que colinda el edificio. Digo yo que lo más lógico sería alejarse lo antes posible del lugar, no subir para arriba pululando por allí. Igual querían batir el récord de elevación aérea de persona por explosión, caso de ser cierta la amenaza.

La traca final la pone el gañán cuando se le hace la observación de que podía haber estado más fino con los días libres y demás. Al muy iluminado sólo se le ocurre soltar "Es que si no me avisais….".
Eh ? What the fuck ?? Me recontracago en todos tus muertos ??? De qué quieres que te avisemos, de que en algún momento de tu existencia, supuestamente sabías sumar y restar ???? De que no eres más tonto porque no entrenas ?????

En fin, ya puestos a hablar de números, el día que encuentre otra cosa me de por irme de ahí ya se lo que le voy a decir al gañán:
-Oye, mira, sabes contar ??
-Hmmmm, ehhhh, sí.
-Pues mañana no cuentes conmigo.