Recuerdo aquel slogan en el que se apelaba a la fidelidad de un chucho para una campaña en contra del abandono de los canes (sobre todo en verano). Hoy he visto una nueva campaña con un nuevo enfoque pero desde luego igual de acertada que nuestra campaña patria.

Normalmente los niños (y muchos de nosotros en su dia hicimos lo mismo) rayabamos a nuestros padres con la frase "comprame un perroooo!!!". Nuestros padre es su gran sabiduria sabian que por mucho que lo pidiesemos eran igual de imposible que tener un pony o una moto a los 14: un juguete que el niño abandona a los pocos dias de jugar con el.

Y este es el punto en el que incide la campaña antiabandono de canes. No abandones a tu perro como a un juguete roto. En sus dos variedades (como un juguete sin pilas, o como una muñeca a la que le han arrancado una pata de goma).

Todo ello aderezado con el tipico callejon oscuro, la mirada de pena del perro, y que muchas veces sirve como catalizador lacrimogeno para lograr el objetivo de la campaña.

Ademas me acabo de acordar del elemento ese de la tele que habia que expulsar de Galicia por aporrear a un pobre chucho sin con una saña que desde luego me recordaba a los hijos de ese señor de hace un par de dias. A el tenian que aporrearle la cabeza, o arrancarle una mano el perro de un bocao. Seguro que si fuese un cocodrilo salia por patas y no se le ocurria hacer el jibaro.

Y despues van algunos y le defienden con vitores a la salida del juzgado. Asi nos luce el pelo.

Referencias del posteo:

Leido via Coloribus
El animalito que "acariciaba a su perro".