Las máquinas expendedoras de tabaco funcionarán con un mando a distancia para evitar el acceso a menores, tituló ayer el diario desinformativo La Región.
Según esto, las máquinas estarán contínuamente en una especie de modo standby y solo podrán ser activadas por el responsable del local mediante un mando a distancia específico, o en su defecto mediante el clásico botón vía cable hasta la máquina.
Por lo tanto, el cliente deberá indicar al responsable que quiere comprar tabaco, para que éste, tras comprobar la mayoría de edad del fumador, acceda a encender la expendedora, que volverá a ser apagada una vez finalizada la compra.
Al parecer, las máquinas fabricadas desde el 1 de Enero de este año, ya están preparadas para dicho funcionamiento. No así las anteriores, con lo cual, vamos a lo de siempre, ese dinerito que sacarán unos cuantos por la sustitución o adaptación de las fabricadas anteriormente.
Manda carallo, para eso no es más fácil que obliguen a que se venda el tabaco directamente detrás de la barra, como se hace en los estancos ?? Porque menuda tocada de huevos andar avisando a quien sea de que qiueres comprar tabaco. En breve se sacarán de la manga la Tarjeta de Fumador, o harán llevar un brazalete negro a los mismos para su fácil identificación, como en cierta época de mal recuerdo para la raza humana.