Bruce LeeHace ya varios días que desde los minutos publicitarios que  ofrecen todos los canales de tv nos bombardean a menudo con el anuncio del  BMW X3, utilizando como gancho la imagen de Bruce Lee  (no necesita presentación para la mayoría).
El anuncio en sí ni me va ni me viene. Apurando la cosa incluso podría decir que no me gusta, por la gilipollez esa del final (No te adaptes a la carretera, sé la carretera), que además en castellano queda horrible. Y el coche no es del estilo que más me agrada. Eso sí, reconozco que está bien "planteado", con las hipnóticas palabras del maestro Lee, extraídas de The Lost Interview (entrevista realizada por la tv canadiense allá por 1971 en Hong Kong).
Cada vez me aburre más que la gran mayoría de anuncios recurran a personajes famosos para vender sus productos. En parte uno lo podría interpretar (yo lo hago) como una señal de que no creen lo suficiente en lo que venden y utilizan ese gancho con renombre pensando que la gente comprará el producto solo porque lo anuncia fulanito.
Lo triste es que al parecer funciona, así que estoy hasta la pinza del careto de Fernando Alonso, Rafa Nadal y un largo etcétera, que salen hasta en la sopa (y anunciándola, si es menester).

De todos modos, a donde yo iba en esta entrada, es a la parte mitológica que representa la imagen de Bruce Lee. Me he puesto a pensar en eso, recordando que yo también en su momento me sentí atraído por ella, me tragué sus películas hasta la saciedad, con el agravante de que cuando era un chavalín de 11 años, practiqué durante una buena temporada algo parecido a lo que él enseñaba.
Sin embargo, viéndolo ahora con el paso de los años, sigo sin explicarme qué es lo que tiene o tenía este hombre que tanto atrae a las masas. Quizá los jóvenes de hoy en día no estén tan atrapados bajo su influjo. Muchos no sabrán ni quién es. Pero la gente de mi edad estoy seguro de que, en mayor o menor medida, saben de qué hablo. Todos conocen su nombre, a qué se dedicaba y, de una manera o de otra, sienten ese respeto o admiración al ver sus movimientos, o sus palabras, como es el caso de este anuncio. Es la clase de persona que no te deja indiferente nunca. Y repito, no se por qué. Quizá por su carisma, por sus proezas, por todo lo que representa en las artes marciales…

No lo sé, pero cada vez que veo el anuncio me quedo embobado escuchando sus palabras. De todas formas, me temo que tarde o temprano tendré que borrar lo que acabo de escribir, porque al final su imagen acabará dejándome indiferente gracias al bombardeo mediático.

Be water, my friend.

  • El anuncio: BMW X3
  • Bruce Lee: Wikipedia | Imdb
  • The lost interview: Descarga (formato RealMedia)