MADRID.- Enero de 2004. Manuel Pérez Pérez mete su DNI electrónico en el lector del ordenador y renueva, sin salir de casa, el pasaporte.O paga los impuestos. O se matricula para la Universidad. Parece el argumento de una película futurista…

…El proyecto del DNI electrónico se encuentra en la segunda de las cuatro fases de las que consta, y nada parece indicar que no se cumpla el contenido de las mismas. Cuando en enero de 2004 se comience a distribuir, España será el primer país del mundo en tener un carné digital.

Así comenzaba y finalizaba una noticia aparecida en la edición digital de El Mundo un 22 de mayo del año 2002.
HuellaBien, menos mal que estaban perfectamente cumplidos los plazos, porque esa fecha a mí me queda ya un pelín lejana. Aunque cierto es que aquí en nuestro país lo habitual es que dichos plazos (sobre todo los apuntados por entidades oficiales o gubernamentales) se cumplan así, con algún que otro año de retraso, o más si es posible.El caso es que parece que “por fin“, durante el segundo trimestre del cercano 2006, se empezará a distribuir ese chip prodigioso para nuestro documento de identificación.Ya podemos estar a la altura de canes y demás mascotas que nos llevaban la delantera en este terreno, que no se diga.
La verdad es que no se muy bien por ahora, cómo digerir este asunto ni cómo influirá en nuestra rutina habitual diaria. Principalmente se pretende agilizar y mejorar de forma ostensible los engorrosos trámites entre el ciudadano y la administración pública o privada, algo en lo que, para variar, seguimos a la cola, sufriendo cada dos por tres los dichosos papeleos e idas-y-venidas de un lugar para otro.
Ya veremos quién podrá y quién no podrá tener acceso a nuestro nombre-apellidos-y-demás. No está de más recordar que hace breves semanas fue destituido de su cargo el principal responsable de la Unidad DNI de nuestro país, supuestamente por “comerciar” y proporcionar información del banco de datos a ciertas empresas.
También veremos cuánto tardan en aparecer las primeras noticias en cuanto a fallos, situaciones grotescas o vergonzosas y, por qué no, posibles falsificaciones o fraudes. En principio esto último se antoja difícil, pues parece que se incluirán claves de encriptado de 2058 bits (lo habitual hoy en día son 1024). Tal tipo de codificación está considerada como irrompible (ésto me suena mucho XXDDD).
Y ahora ya en tono picajoso, lo mismo también vemos a ese picoleto escaneando a todo quisqui casi en plan Minority Report, totalmente indignado porque ya no podrá soltarte a viva voz y en actitud chulesca aquéllo de “Identifíquese !!“.
En fin, una vez más, se masca la tragedia. Qué bien me venía un pellizquito de los 17,90 millones de lerus que tiene presupuestados el Ministerio de Administraciones Públicas para acometer el asunto el año que viene.
Hala, vámonos, que hoy toca nuevo episodio de Lost.