No se puede decir más, este es uno de los acontecimientos que te dejan sin palabras, para los que todo lo que se diga es poco, uno de los momentos más esperados en las vidas de tantas y tantas personas… después de una eternidad esperando, reclamando y reivindicando, reuniendo firmas, peticiones, solicitudes y gritándolo a los cuatro vientos, POR FIN podremos volver a disfrutar de ese anhelado clásico: Humor Amarillo. Eso sí, hay una mala noticia que no voy a revelar para no aguar la fiesta por el momento. El que lo quiera saber, que se mire los enlaces.
La esperadísima reposición tendrá lugar en cuatro, cómo no, el canal que explotará la nostalgia hasta que nos saturemos o nos demos cuenta de la gran labor que realiza nuestra memoria, porque generalmente las cosas no son exactamente como las recordábamos, y eso escuece…
Esperemos que no se quede en rumor bloguístico… o que a base de hacerlo circular se haga realidad, como en las películas de milagro navideño.