… y hacedlos rular entre las féminas necesitadas, a falta de voluntarios más corpóreos, vamos.
Esto puede funcionar como una perfecta herramienta de marketing, además, porque si habéis sido capaces de seguir este proceso con éxito, lo demás es pan comido, está claro.