No sé si conoceréis esto. Se trata de enviar una postal en el que uno escribe un secreto que nunca le ha contado a nadie, algo de lo que se arrepiente, que le da vergüenza, que no le gusta recordar, que le provoca una risa nerviosa y un rubor de esos que supongo que todos conocemos… Cosas muy gordas o cosas menores.
Me encantan los de fui yo quien extravió algo de alguien, pero para cuando me di cuenta de que lo tenía yo no me atreví a decirlo. A mí me apetecería escribir alguna sobre ese tipo de pequeños detalles, pero yo no sé guardar secretos, sobre todo los míos. Esas veces que te ves desde fuera y piensas: ¿qué haces vagando delante del ordenador a estas horas?, ¿no te das cuenta de que el insomnio este raro te lo provocas tu solita? Hace tres horas que dijiste que te irías a la cama…
Y ahora que lo he compartido, creo que es el momento. Buenas noches.