Como diría nuestro amigo Manolo: Hellooo !…
Después de varios días debatiéndome entre la vida y la….uuups entre la fiebre y los dolores corpóreo-mentales, hemos vuelto. La cepa de gripe aviar no ha podido conmigo y mañana casi seguro acabaremos con el virus a base de buen vodka.
Bueno, vamoh a lo que íbamoh… Otro yanki más, pa la saka. A éste al parecer le jugó una mala pasada su afición internauta. El tío entró en casa ajena, en principio a trincar algo se supone. Parece ser que había un pc por allí, así que ni corto ni perezoso se dijo: “Jum… Ví a miráh mi cuenta-correo-lectrónico y de paso el bloghs ese del Señor B, que allí siempre cuentan cosas chulas de nusotros“. Efectivamente chequeó y tal su cuenta, pero claro, no existe el crimen perfecto, amén de que este hombre de conocimientos andará justillo, porque el campeón se dejó la cuenta abierta, quizá embriagado por la emoción del momento. O lo mismo estaba dejando una pista de esas misteriosas y sin sentido que solo el policía McLane es capaz de resolver…
En fin, que ha sido detenido, of course, acusado de ineptitud mental y gilipollez extremadamente insultante. Supongo que, porque se lo habrán dicho, sino el muy gañán aún estaría pensando a estas horas: “Cómo coño me han trincao?¿“.
Leído en Boing Boing, Microsiervos.