Leo hoy una noticia que me pone los pelos de punta. Ya es antigua y la encontre cuando buscaba otra cosa. Esta es una secuencia de fotos desde la web Wreckedexotics que nos da una idea de lo malo que es correr con el coche (o con cualquier otra cosa). En mi contra he de decir que soy uno de esos descerebrados amantes de la velocidad, que disfruta conduciendo… digamos mas rapido de lo que la gente comun entiende por rapido.
Pues nada que el chaval que pilotaba este pedazo de Ferrari Enzo, a solo 168 Mph (casi 270 por hora) se encontro en el medio de una recta con un poste y claro, el coche, quedo por la mitad. Tuvo suerte, porque el habitaculo ni se movio, eso si, un poco mas adelante y los dientes le hubiesen hecho una peineta cojonuda.
Los detalles, el motor salio disparado a unos 400 metros del resto del coche. El poste que se comio dicho fulano, lo arranco de cuajo del suelo y le dio la vuelta, y no, no se mato como cabria esperar.
Ahora entiendo porque yo nunca podre tener un ferrari (aparte de que obviamente no tengo pasta para pagarlo).
El motor de una pieza
La mitad que quedo entera
desde el motor al resto 400 mts
Esto seria un buen recuerdo para llevar a casa
La noticia completa en Motorpasion
El resto de las fotos en Wreckedexotics
Y otro piñotazo mas de estas caracteristicas en Milan. Este si que se hizo pupa (y un traje de pino de 2 mts de largo). Y otra version de este ultimo asunto