Pues eso, que sigue lloviendo a rabiar, para realzar aún más el terrible encanto del lunes (nótese la ironía, por si acaso). Dejaremos que en el blog continúe también el goteo, pero de noticias y cosas para comentar.

Los góticos también son personas

Para los que disfrutamos con el humor tecnológico de THE IT CROWD, están ya disponibles los subtítulos en castellano para los episodios 4 y 5. Las gracias, a la gente de Noseque.net, que se lo está currando a base de bien. Descojonante el capítulo cuatro que acabo de ver, The Red Door, con la aparición de un nuevo personaje (nunca mejor dicho). Además nos dejan nuevas frases dignas de culto, como la que da título a este comentario.

Gmail

No lo he visto comentado por ningún sitio y a lo mejor ya hace días que está activo, pero yo acabo de verlo hoy por la mañana al visitar mi buzón de correo en Gmail, es una funcionalidad añadida, que hasta ahora solo estaba disponible en el interfaz en inglés del web-mail de Google, al menos hasta donde yo sabía. Se trata de sendos botones de “Suprimir” y “Marcar como spam“, que antes sólo aparecían en el desplegable “Más acciones…“. No es que sea una gran noticia, pero para los que usamos habitualmente dicha cuenta de correo, es una mejora destacable, por ahorro de tiempo y mejora intuitiva del interfaz.

Sube, que te llevo

Y creo que ya para finalizar por hoy, una que tendría que ir en la sección de Personajes, pero como no estoy demasiado inspirado para escribir un posteo entero sobre el tema, lo incluyo en este refrito.
Hace poco nos enseñó el Sr. B las fotos con el buga destrozado del descerebrado de turno. Bien, pues desde Boing Boing leo una reseña sobre un tipo que ha sido multado por ir a 121 Km/h… Sí, una nimiedad comparado con lo del chavalín del Ferrari. Pero si tenemos en cuenta que en esta ocasión, el conductor además de no tener carnet de conducir, tampoco tenía brazos, pues no se yo qué pensar ya. Con un pie conducía y con el otro pisaba los pedales… Y los pisaba a base de bien, vamos. De este evento no disponemos de tan significativas imágenes como las del otro día, aunque cuando menos nos gustaría tener una del careto desencajado del agente de policía que procedió a la detención y pertinente receta, tras dar el alto al vehículo.

PD: No, esta vez no era yanki el elemento, sino Neozelandés, que nos pilla así como un poco más lejos.