Si no recuerdo mal, en principio la sección de Personajes había sido pertrechada por el Sr. B con la intención de comentar acerca de todos esos chalados, freaks y demás entes con los que nos hemos ido encontrando en nuestra city, aunque posteriormente se abrió el abanico para hacerla más internacional.El caso es que desde aquélla primera entrada creo que no hemos vuelto a ver por aquí a ningún personaje ourensano, no por falta de candidatos, la verdad. Hoy aprovecho una noticia leída en La Región para subsanar tan larga ausencia.
Resulta que un fulano residente en el municipio de A Merca, tras el quehacer de sus labores cotidianas, tuvo la feliz idea de irse a la city a tomarse unos copazos. Como no tenía buga decidió buscarse un medio de transporte alternativo. Y como no debía de tener nada mejor a mano, pues optó por coger su tractor y puso rumbo a la capital.La estampa duró hasta las cinco de la mañana. Sobre esa hora, el amigo, de 50 años de edad, tras varias horas saciando su afán erótico-festivo, debía de ir ya lo suficientemente calentito, puesto que tomó el camino de regreso. Lo malo para él es que fue interceptado por una patrulla de policía nada más arrancar, en pleno centro de la ciudad.
Triplicaba la tasa de alcohol permitida, no tenía en regla el seguro correspondiente (es decir, no tenía seguro directamente) y además circulaba sin luces. Supongo yo que si te da por irte a tomar unas copas en el tractor, todas estas cuestiones citadas te la traen floja. Además, conduciendo un trasto como ese en plena ciudad, tajao perdido a tales horas, te sentirás el puto amo de todo, las calles son tuyas y, si alguno osa no dejarte pasar en una rotonda, pues le pasas por encima, qué carallo, que para eso vas en un tractor !!!.El resultado de la excursión: El tractor trasladado al depósito municipal y una denuncia por presunto delito contra la seguridad del tráfico, amén del correspondiente gasto en copas (y sabe Dios en qué más…). Eso sí, al menos no consta que pasase la noche en el calabozo (lo poco que debía quedar de ella) y pudo volver a su casa de una pieza, esta vez en un vehículo más coherente con la actualidad de las carreteras.