Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.

Marcel Proust

La frase estaba incluída en un artículo sobre el cambio climático que he leído hoy por la mañana. Curiosamente, este aforismo me ha llevado a descubrir otro con el cual me siento identificado totalmente.
Bendito el hombre que no teniendo nada que decir se abstiene de demostrarlo con sus palabras.

G. Eliot