Qué bonitas, por lo general. Las mías están a puntito de terminar, así que para no perder costumbre, vamos a ir cogiendo ritmillo, que luego uno se abandona en esto de la escritura y pasa lo que pasa (quien se tenga que dar por aludido, no es ningún reproche, pero… Escribe algo, carallo).

En fin, tras la pequeña puya, tan solo añadir que han sido tres semanitas ausente casi al 95% de todo lo que hago habitualmente, repartidas entre Ourense (rascándola absolutamente), mi playa habitual durante mis años más mozos (en pleno ambiente familiar acompañado de las nuevas generaciones) y por último, la capital del reino (en plan urbanización pija con pista de pádel, piscinita y aire acondicionado).
Me quedo sin duda con la playa, más que nada por los recuerdos que me trae y por la curiosidad de cómo continúa creciendo destruyéndose aquél pueblecito pesquero al que yo empecé a conocer hace ya 20 años.

Así pues, volvemos a una de nuestras "faenas" habituales, espero que más acompañado que en las últimas semanas.

Saludos para todos.

Playa