No se por dónde había leído que, según las malas lenguas, los chicos que crearon Youtube se "vieron" obligados a vender su exitosa idea a Google apretados por la inminente necesidad de encontrar la fórmula para generar ganancias capaces de sustentar el elevado coste del ancho de banda consumido día tras día. Puede que sea asi, o simplemente puede que sea un caso más de "toma el dinero y corre", lo que se me antoja como más probable.
Así pues, parece que lo que estos dos afortunados no fueron capaces de conseguir, lo ha logrado Google de la forma más intuíble: Publicidad en los vídeos. Por ahora solo en los de sus empresas asociadas, los anuncios se superponen a la imagen en forma de banner inferior, al estilo de los que se ven en la tele en algunas retransmisiones, lo que supone 20$ por cada 1.000 visionados, algo nada despreciable tratándose de las cotas que ha llegado a alcanzar dicho portal.

Seguramente Google dispone de suficientes recursos como para no hacerlo, como seguramente sus razones habrán tenido para haberlo hecho. Lo que está por ver es cómo se lo toman los asiduos visitantes, habiendo como hay tantas alternativas, muchas de ellas bastante superiores en lo que a calidad de imagen se refiere.

Fuente: Genbeta