Odio los anuncios… salvo que sean como este que anuncia sombreros. Sorprendentemente original.