Hace unos dias he leido una de esas noticias que cuando empiezas a visualizarlas, no puedes parar de reirte. Pa ponernos en situacion, Clacton-on-Sea, Inglaterra, un hombre “conduce” un coche electrico de Barbie, cocido como una teja.Hasta ahi todo puede entrar dentro de lo normal. Sabado por la tarde, con tus colegas despues de comer, y tomarte varias botella de vino, unos chupitos y algunas copas. Te montas en el cochecito de tu hija para hacer la gracia.

Una imagen muy inocente diria yo. Pues los ingleses no piensan igual. Sobre todo la policia y el juez. Lo que para nosotros aca en España entraria en el ambito privado, en la Perfida Albion, se lo toman como si fueses conduciendo a 300 por el medio de la calle Barquillo, o como si estuvieses sodomizando a un mozalvete en sus dias mas tiernos.

Segun relata la noticia, se bajaron unos polis de un coche patrulla y le placaron como si fuese la final de la Superbowl. No contentos con ello, le mandaron al juez con un multazo de cojones y un expediente delictivo.

En España cualquier juez habria mirado el atestado y se hubiese reido tanto, como si viese una denuncia de Belen Esteban contra Baltasar Garzon. Pero no, estamos en Inglaterra y estas cosas se las toman muy en serio. El juez, por ir a la increible velocidad de 4 millas por hora le ha retirado el permiso de conducir. El vehiculo fue requisado por la policia, no sabemos si llamaron a la grua para retirarlo.

Desde luego, no hay gente en el mundo haciendo animaladas encima de un coche y que se merecen que les quiten todos los puntos para que a un pobre ciudadano, le quiten el carnet por ir borracho en un coche de plastico en el jardin de su casa.

Por si acaso, estaremos atentos, porque aqui en España gustamos de copiar este tipo de tonterias vanguardistas de otros paises.