Ya estamos. Diez días ha tardado en imponerse la primera multa derivada de la cacareada Ley Antihumos.
Tal honor le ha correspondido a un personaje de 39 años, residente en Gandía (Valencia). Aparte de la multa de 240 €uros que se ha comido (vía juicio rápido), deberíamos agradecerle cariñosamente a collejazos su tolerancia y su respeto hacia los demás. Porque resulta que no solo se encontraba fumando en un área no permitida, sino que siendo instado por una patrulla de la División de Tráfico de la Policía Foral para que se trasladase a la zona habilitada que tenía a pocos metros, se negó a ello rotundamente. Además también se negó a apagar el pitillo. Y como aún le debía quedar algo de mala ostia dentro, pues igualmente se negó a identificarse para que los agentes pudiesen tramitar la correspondiente denuncia administrativa.
Lo dicho, todo un ejemplo de civismo y buenas maneras. Con fulanos como éste ejemplar, no me extraña que acaben apareciendo Leyes como la que nos ocupa. Con personajillos de este tipo, acabarán prohibiéndonos hasta respirar el aire de la calle. Para completar el surrealismo, ahora solo falta que lo inviten al programa de AnaRosa o similares y lo entrevisten…..(Por qué lo has hecho ??….Tuviste una infancia difícil ??…)
Más info en Telecinco.com.