Real como la vida misma.

Seguro que muchos de vosotros (y aunque no lo reconozcais, vosotras tambien) os veis reflejados en esta situacion.